EMBUDO DE VENTAS: qué es y porqué lo necesitas

En la estrategia de Marketing de tu negocio digital debes implementar un embudo de ventas o embudo de conversión.

Lo sabes, ¿verdad? Por eso has llegado hasta aquí.

Incluso puede que ya tengas un embudo más o menos creado y no te hayas dado cuenta.

Pero ¿qué es un embudo de ventas?

¿Qué es un embudo de ventas?

El embudo de ventas es todo el proceso por el que pasa tu cliente potencial desde que tiene el primer contacto con tu marca hasta que te compra y se convierte en tu cliente final.

Todo el camino de compra que va a recorrer tu Buyer Persona, desde que trabajas la atracción hasta que le convences y cierras la venta es lo que compone el embudo de ventas o de conversión.

El hecho de definir bien este embudo y marcar el paso a paso de todo el proceso, te lleva a identificar todas y cada una de las acciones que necesitas para alcanzar los objetivos de tu negocio.

Beneficios de tener un embudo de ventas

Lo primero es que te ayuda a definir y diseñar todos los pasos que tendrá que recorrer tu cliente potencial para pasar de ser un desconocido a convertirse en tu cliente, e incluso a fidelizarlo por mucho tiempo.

Además, crear un embudo de ventas con una estrategia estudiada te permite:

  • Simplificar el proceso de convertir un nuevo contacto (lead) en cliente.
  • Automatizar parte de tu trabajo de captación de clientes.
  • Conocer mejor a las personas que pueden estar interesadas en tu servicio o producto.
  • Ahorrar tiempo en el proceso de venta.
  • Aumentar las ventas y generar más ingresos.
  • Etapas del embudo de ventas.

El proceso de venta por el que pasamos todos cuando compramos y por el que van a pasar tus clientes potenciales antes de elegir tu producto o servicio tiene varias etapas. En líneas generales, estas etapas son comunes a todos los sectores y tipos de negocio.

Tu cliente va a necesitar múltiples impactos comerciales hasta que tome la decisión de compra.

Tienes que trabajar todas estas etapas, mantenerte cerca y estar en su mente, que te tenga en cuenta y cuando llegue el momento recurra a ti.

Todo este proceso y este camino es a lo que en marketing llamamos embudo de ventas o embudo de conversiones. El nombre viene de la representación gráfica del proceso de un embudo.

 

Los embudos cuentan con 3 etapas:

La parte superior del embudo.

Todos los que entran y tienen el primer contacto con tu marca se sitúan en la parte ancha del embudo. A priori todos pueden estar interesados.

El medio del embudo.

El embudo sigue su camino descendente y unos cuantos de los que entraron se van… no les gusta, no es lo que buscan, no les llena o simplemente no les interesa.

Fondo del embudo.

Pero otros se quedan, y los que llegan a comprar y posteriormente ser clientes fieles son los que están en la parte de abajo del embudo.

embudo de venta

Fases del embudo de ventas.

En estas etapas has dado muchos pasos en tu relación con ese cliente potencial al que tanto esperas.

Le atraes hacia tu marca, captas sus datos, trabajas la confianza en ti, le vendes y finalmente lo fidelizas.

Veamos con más detalle las fases por las que llevas a tu Buyer Persona en el camino a la compra:

Atracción.

La primera es una fase de atracción en la que trabajas de manera intensiva que te conozcan y que lleguen a tu página web.  Al principio, entran muchos clientes en tu tienda online, en tu negocio o en tu web. Pero, no todos se van a convertir en compradores.

Debes generar mucha atención para ganar la confianza de los que pueden ser tus futuros clientes.

Captación.

En este paso, cuando ya tienes su atención, debes tratar de llegar a la mayor cantidad posible de clientes potenciales y conseguir al menos un dato, como el correo electrónico.

Para ello, tendrás una página de captación a la que habrán llegado desde un anuncio o una publicación en redes sociales, por ejemplo.

Confianza.

Una vez que tienes su contacto estás más cerca. Puedes enviarle e-mails, le puedes contar cosas, hablarle de tus productos, mostrarle cómo es tu negocio, darte a conocer tú… Ahora que tienes a la persona dentro del embudo, debes mantenerle con contenidos de valor, para generar la confianza y la credibilidad necesaria que la venta requiere en la siguiente fase.

Venta.

Esta es la etapa final, es el momento en que tu Buyer Persona se decide a comprar tu servicio o el de tu competencia. El seguimiento debe ser personalizado y ha de estar muy enfocado a informar acerca de las características de tu producto, los beneficios y todos los elementos diferenciadores.

Cliente recurrente.

Una vez que tu cliente potencial pase por el embudo y se convierte en cliente, asegúrate de que tu producto o servicio haya cumplido con sus expectativas.

Esto te distinguirá del resto y creará fidelidad por parte de tu cliente. Cuida mucho a tus compradores y aumentarás tus posibilidades de venta recurrente.

 

 Conclusión.

El embudo de ventas será la guía tanto para ti como para tu cliente.

Para ti como negocio, porque tendrás todo definido y organizado. Para tu cliente porque harás que confíe en tu marca y resuelva sus necesidades con tu producto o servicio.

Por tanto, tú puedes adaptarte a tu cliente y todo el proceso de trabajo desde el inicio al final te va a resultar más fácil.

Al diseñar el recorrido completo que debe seguir tu cliente aumentas las posibilidades de éxito en tus ventas.

Te invito a contactar conmigo sin compromiso para analizar tu embudo de ventas o diseñarlo a medida de tus necesidades.

Puedes hacerlo aquí

Comparte este post

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Deja un comentario

Abrir chat